W W W . S O M O S T O D O S U M . C O M
© Copyright - Todos os direitos reservados. Proibida a reprodução dos textos aqui contidos sem a prévia autorização dos autores.
Conocimiento
Por: Elisabeth Cavalcante - elisabeth.cavalcante@gmail.com


Traducción de Teresa - teresa_0001@hotmail.com

Una de las lecciones más importantes que necesitamos aprender, en el camino del desarrollo espiritual y del auto-conocimiento, es a no hacer caso a las demandas e interferencias de la mente.

La mente siempre nos lleva a dudar de aquello que intuimos, o sentimos en nuestro corazón como verdadero. Ella exige pruebas materiales, concretas, racionales. Llega, incluso, en algunas ocasiones a intentar hacernos creer que nos estamos volviendo locos.

Por eso, vamos en busca de maestros, libros, y toda forma de enseñanza que nos proporcione un aval, algo que podamos presentar a nuestra mente y decir: mira, esto es real, verdadero, lo certifica alguien con gran conocimiento y sabiduría.

Sin embargo, este convencimiento no durará mucho tiempo; pronto la mente nos traerá nuevas dudas y cuestionamientos, y tirará por tierra nuestras frágiles convicciones. Es de la naturaleza de la mente actuar así, ella siempre intentará infundirnos más miedo y desconfianza, puesto que es la única forma de mantenernos bajo su dominio.

Solo hay una manera de escapar a este círculo vicioso: es ir más allá de lo racional, tener el coraje de sumergirse profundamente en nuestra propia interioridad y vivenciar, plenamente, la conciencia divina que constituye nuestra real naturaleza.

Una vez suceda esto, ninguna duda podrá ya asaltarnos, y todas las enseñanzas se convierten, al fin, en verdadero conocimiento, incuestionable, porque ha trascendido la mera comprensión intelectual.

Pero se necesita mucha determinación y voluntad para seguir adelante cuando surjan los obstáculos – y serán muchos –, tanto los reales como aquellos que no son más que disculpas creadas por la mente para hacernos desistir de la jornada.

Hay dos cosas que deben ser comprendidas: ‘El abrir de la flor es el momento glorioso en el cual la percepción despierta: con él surge la confianza, el conocimiento, la certeza.’

A menos que hagas la prueba, no has conocido todavía. A menos que hagas la prueba, no puede haber fe. Antes de que hagas la prueba, toda creencia es falsa, toda certidumbre es solo fachada, todo conocimiento es solo información y nada más.

Recuerda: antes de probar alguna cosa por ti mismo, no estés tan seguro de ella, pues la certeza en demasía es solo un truco de la mente para ocultar la incertidumbre interior.
Antes de vivenciar alguna cosa por ti mismo, no digas que la conoces, porque tu conocimiento no es más que un truco para ocultar tu ignorancia.

Puede que hayas leído el Gita, puede que hayas leído el Corán, puede que hayas leído la Biblia. Entonces tú ‘sabes acerca de’, pero no sabes. Puede que sepas mucho acerca de Dios, pero eso no significa nada, a menos que conozcas a Dios.

Saber ‘acerca de’ no es conocimiento. Tú puedes saber lo que Jesús dijo, pero eso es prestado, secundario, inútil. Puedes repetir lo que dijo Krishna, pero eso es solamente mecánico. Puedes memorizarlo, puedes saberlo de carrerilla, pero nunca estará en tu corazón; permanecerá en la memoria. La memoria es mecánica; no es conocimiento. El conocimiento surge solamente a través de tu propia experiencia. Insiste en tu propia experiencia. Si insistes, lo conseguirás.

Los que busquen, encontrarán.

Pero tú nunca buscas; te contentas con un conocimiento prestado. Nunca dices: ‘Necesito conocer por mí mismo.’ Si buscas, la existencia estará pronta a darte; pero tú te contentas con libros, con escrituras, con información de prestado. Nunca buscas el verdadero conocimiento.

Busca lo real. Y lo real significa tu experiencia, tu propia experiencia. Los Budas no son de ninguna ayuda. Pueden solo indicar el camino, pero es necesario que tú andes con tus propios pies. Insiste en conocer por ti mismo, con tu propia experiencia. No te contentes antes de esto.

Aquellos que deseen leer, leerán.

...Insiste, ‘quiero leer en la existencia’ y la ocasión te será dada. Pero si no insistes, si te contentas en ir cargado con un libro muerto, entonces la existencia no se impondrá. La existencia es absolutamente no violenta; ella no se impone a ti. Tú puedes continuar con tus escrituras y, si te sientes feliz, estupendo. Pero estás viviendo en un mundo falso, estás viviendo en el mundo de las palabras. Abre el libro de la existencia. Echa fuera todas las escrituras para que te sea posible encontrar la escritura verdadera.

Los que deseen aprender, aprenderán.

Aprender es difícil porque aprender significa rendirse, aprender significa entregarse, aprender significa volverse semejante a un útero, volverse femenino, permitiendo que la existencia entre en ti. No obstante, aquellos que deseen aprender, aprenderán.
Nosotros también deseamos, pero no aprender. Deseamos recopilar más informaciones. Esto no es aprender.

...Tú puedes cargar con mis palabras. Pero estarás cargando con un peso muerto. Él te oprimirá; tú no serás libre. Mis palabras no pueden libertarte. Por el contrario: pueden aprisionarte, pueden convertirse en grilletes para ti.

Sería mejor que no hubieses venido. Todo lo que digo, sea lo que fuere, no es para ser recordado. Es para ser vivido. Y si lo vives, lo haces tuyo. Entonces, esas palabras ya no me pertenecen. Ahora conoces alguna cosa a través de tus propios ojos, sientes alguna cosa a través de tu corazón. Esto es conocimiento. Y eso proporciona certeza y fe.

Que la paz esté con vosotros – pues solamente en la paz lo divino se hace posible.

Osho


  • Elisabeth Cavalcante é Taróloga, Astróloga,
    Consultora de I Ching e Terapeuta Floral.
    Atende em São Paulo e para agendar uma consulta, envie um email.
    Conheça o I-Ching
    Email: elisabeth.cavalcante@gmail.com
  • W W W . S O M O S T O D O S U M . C O M
    © Copyright - Todos os direitos reservados. Proibida a reprodução dos textos aqui contidos sem a prévia autorização dos autores.